Leyendas

La Margarita

Margarita muerta de muerte morada

mira el mar con mirada de mortaja

mortaja mustia de madreselvas marchitas.

Margarita muerta majestuosa y sin memoria

mojada de musgo y migajas macabras.

Margarita ha muerto, mendiga de misterios.

L.B

Cuentan que hace muchos años, en tierra de mar y sierras, “Puerto de la laguna de los padres Mar del plata”

vivía una extraña  joven: Margarita.

Desde pequeña los vecinos la veían pasar todas las tardes rumbo al muelle.

Era infaltable en su cita. Nada la detenía. Durante horas miraba el mar, sola y en silencio.

La gente del pueblo tejía a su alrededor  historias de amor, engaño, ausencias y locura. Sus padres preferían callar.

Corría la tarde del 28 de septiembre de 1880 entre rutinas, trabajo y chismes de pueblo. Margarita cumplía como de costumbre con su ritual en el muelle.

Dicen que fue la primera en verlo.

Dicen que a medida que la nave se acercaba, una densa bruma cubría la costa y como un mensaje divino lo último que alcanzó a verse fue su nombre: “Margaretha”.

Luego todo desapareció. La niebla, el barco, Margarita…

Muchos dicen que Margarita se arrojó al mar con los brazos abiertos.

Otros cuentan que un barco cargado de sombras, se la llevó para siempre.

Y hay quienes juran que años después, la vieron paseando por la flamante pasarela de La Bristol, en una tarde de domingo, del brazo de un conocido aristócrata inglés.

¿Y el barco?

El amanecer del 29 de septiembre de 1880, sorprendió al pueblo de Mar de Ajo con una nave de bandera alemana encallada sobre la costa.

“El  Margaretha” apareció en la playa, vacío, sin tripulación y rodeado de silencio.

En su interior solo encontraron la bitácora del capitán y sus últimas anotaciones fueron la semilla que germinó en leyenda:

“27 de Septiembre de 1880. Creo absolutamente necesario fondear en costas Argentinas.  La situación es insostenible. “

“28 de Septiembre de 1880.  Avistamos una pequeña luz. Puerto de la Laguna de los padres Mar del Plata aparece como un destello en la oscuridad de nuestras almas”.

………………………………………………………………………………………………………….

“Nuestro destino reposa en esos brazos abiertos que como un faro nos guían hacia la salvación”.

Liza Bondar

WP_001393

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s